Agustin Garcia Calvo, In Memoriam

 

 

Conocí a don Agustín García Calvo cuando cursaba primero o segundo de carrera, de la mano de un profesor muy particular, José López Martí, wittgensteniano heterodoxo y químico de formación. Fue él quien nos mencionó a ese filólogo que, con el tiempo, se convertiría en uno de los referentes filosóficos de mi propio pensamiento.

Quiso el azar que un año después —si no me falla la memoria— viniese a la facultad de filosofía a dar una conferencia. Lo recuerdo perfectamente, como si aún lo estuviera viendo: sus tres camisas anudadas; sus patillas y su bigote que jamás dejaron de recordarme a las del entrañable señor Pantuflo Zapatilla, padre de los personajes Zipi y Zape; su coleta y su voz. También recuerdo su manera de pronunciar la elle, para diferenciarla de la «y». Le acompañaba Isabel Escudero. Sí, ya me acuerdo.

Sólo le vi cinco veces en persona, pero comencé a regalar sistemáticamente a mis amigos ejemplares de Noticias de abajo. De hecho, la reacción de uno de ellos me movió a ponerme en contacto con García Calvo y su respuesta no se hizo esperar:

 

La mañana siguiente a su muerte, vi que en Twitter su nombre se había convertido en Trending Topic (TT) y, aunque me alegré enormemente, no terminaba de comprenderlo. Después supe de su implicación con el movimiento 15-M y lo entendí. Algunos de mis propios tuits recomendaban, de manera paralela y casual, la lectura del  Avisos para el derrumbe, sin saber que él mismo y en persona se estaba encargando de «recordárselos» a las nuevas generaciones.

 

 

Suelo releer un libro suyo cuya actualidad crece sin cesar: De Dios o esa reflexión sobre el tiempo, la muerte, el dinero… las nuevas epifanías de Dios. Un texto duro y árido, pero imprescindible.

Ahora García Calvo nos ha dejado temporalmente, aunque, como si de un canto epicúreo se tratase, su partida nos recuerda algo: que uno nunca muere. Que la muerte es un invento del sistema, del capitalismo más obsceno. No hay futuro, luego tampoco hay muerte. En este sentido, don Agustín siempre pervivirá en nuestra memoria y en nuestros corazones. ¡Buen viaje, maestro, y hasta la próxima!

Anuncios

1 comentario en “Agustin Garcia Calvo, In Memoriam”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s