La novela del futuro

Pelear a la contra nunca ha sido tarea fácil ni del todo grata. Escucho y leo a diario voces que parecen asumir un futuro renovado para la literatura. La diversificación del ocio (con la consiguiente limitación temporal para disfrutar de cada una de las opciones) y los nuevos hábitos del consumidor apuntan a formatos que pujan por abrirse camino. Ésta es la teoría, la la opinión mayoritaria y casi populista. Mas la realidad es otra y bien diferente. Los formatos digitales no han comenzado aún a ser explotados de manera creativa, sino que  parecen limitarse a reproducir a pequeña escala a sus hermanos mayores. En el caso de la literatura, los ebooks son versiones escaneadas de sus homólogos en papel (o aspirantes a).

Lo cierto es que el libro en formato digital ofrece una serie de posibilidades casi ilimitadas: podemos cambiar sus cubiertas en cuestión de segundos (aquí podéis ver algún ejemplo de primera mano); llevar a cabo ediciones revisadas y corregidas; insertar alguna playlist o BSO que pueda ser reproducida en programas como Spotify (mis dos primeras novelas #elbúnkerdeNoé y #EstaciónOrichalcum, así como en la que me hallo ahora #LosPasajeros, tienen su lista de reproducción en dicha plataforma, así como un uso diegético), etc.

Por supuesto, la cosa no queda aquí. No está de más en este punto recordar el trabajo de uno de los pioneros de eso que ha dado en llamarse Cultura Transmedia: Henry Jenkins y su conocido texto Convergence Culture. La cultura de la convergencia de los medios de comunicación (Paidós, 2008). El análisis de la franquicia Matrix que lleva a cabo puede aportarnos muchas y valiosas ideas e indicativos de por dónde caminará la nueva literatura -no se asusten: seguirá teniendo una forma muy similar a la actual-. Lejos de limitarse al típico merchandising para cadenas de comida rápida o adaptaciones planas a videojuegos y demás, los Wachowski fueron más lejos incorporando historias complementarias dentro de los videojuegos, cómics, mini-series, etc. En otras palabras, para conocer la totalidad de la saga, había que bucear en diversas fuentes, localizadas en distintos formatos; líneas argumentales y subtramas de las películas se completaban en cómics o videojuegos.

Las redes sociales han favorecido la comunicación entre autor y lector y también han abierto la puerta a nuevas prácticas. A nivel personal, y hablo de ellas porque es lo que conozco de primera mano, he experimentado con algunas como, por ejemplo, invitar a los lectores a participar y a aparecer en algunas de mis novelas como personaje real mediante una cuenta de Twitter y un determinado hashtag (pueden ver el caso de #ElMundoQueYoQuiero para #LosPasajeros).

Asimismo, me gusta diseminar Bonus Tracks en diversos lugares fuera de la novela. Para El búnker de Noé, escribí un pequeño relato basado en una trama secundaria. Sólo diré que en él se abordaba el debate sobre qué resultaba más interesante: Pearl Jam como banda o Eddie Vedder en solitario. Lo coloqué en mi web, de modo que si el lector o la lectora quería conocerlo, debía rastrear un poco.

Lo mismo hice con un audio relato, o una invitación que me hizo el equipo de podcasters de La taberna galáctica (gracias @RayJaen por tu fabulosa interpretación). Aproveché para incluir una recreación locutada de otro texto inédito muy relacionado, en este caso, con mi primera novela. El resultado puede ser escuchado aquí (a partir del minuto 10:42). Al mismo tiempo, me pareció una buena idea posibilitar que los lectores y oyentes conocieran un poco más sobre mí, la persona y no el escritor, por lo que puse voz a uno de los personajes del relato (llamado, por cierto, “Amarillo”). Siempre me ha gustado saber pequeñas anécdotas y detalles biográficos de mis autores favoritos y pensé que lo mismo podría sucederle a alguno de mis propios lectores.

En resumen, lo que quería transmitir aquí hoy es que esta época, lejos de ser apocalíptica, abre la vía a nuevas formas de literatura, nuevas formas de novela y a nosotros nos corresponde darle forma y contenido. Todavía estamos a tiempo de ser pioneros. Sólo hay que atreverse.

Captura de pantalla 2013-08-06 a las 12.54.31

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s