El sector editorial y la cultura de la queja

Leo hoy en la prensa, que el sector editorial manda otro SOS. A su juicio, la industria va a pique a causa de la piratería, el Gobierno y sus impuestos, los malos (nulos) hábitos lectores de la población, el… En fin, todos los lugares comunes de la cultura de la queja. Yo no niego que no les falte razón, pero…

… echo en falta una voluntad seria de arreglar las cosas.

Dejemos una cosa bien clara: no estoy hablando de una situación personal y debo expresar que me siento muy bien tratado por las editoriales con las que trabajo. Ahora bien, siempre he considerado que es deber de cada uno de nosotros tratar de ayudar y desde aquí lanzo algunas propuestas, en apariencia anti-intuitivas, para darle un nuevo empujón a las letras.

1-Potenciar el hábito de lectura en los colegios. Señores, más horas dedicadas a leer. Y, por cierto, Galdós, Azorín, o el Quijote deben abandonar la casa. Ya regresarán cuando deban hacerlo (que lo harán), pero si se trata de cautivar a los jóvenes, optemos por lecturas más afines a su sensibilidad y sus circunstancias vitales.

2-Reading is Sexy. ¿Nos ha quedado claro? La lectura debe volver a recuperar su glamour. ¿Para qué gastar pasta en intelectuales que aburren a un caballo de madera cuando las editoriales saldrían ganando insertando sus libros en películas y series de éxito, siendo leídos por el chulazo o el pivón de turno? ¿Acaso nadie recuerda las instantáneas de Marilyn o James Dean disfrutando de una buena novela?

3-Cuidar al autor. En última instancia, sin autores no hay editoriales (cosa que, actualmente, NO pasa a la inversa). El nuevo modelo de pagar adelantos bajos o nulos, la escasa (o también nula) implicación de las editoriales en el proceso de promoción de novelas y autores, etc., etc., sólo genera subproductos culturales (¿un autor que publica porque tiene X-mil seguidores en Twitter o porque sale en televisión? ¿Y luego alguien se sorprende de que la gente pase de leer? ¡¿Para qué demonios iba a hacerlo si ya puede ver “la película” y gratis?!)

Bromas aparte, las editoriales tienen que hacer algo más que dar un “carnet de escritor” e implicarse más. Como se ha hecho siempre, ni más ni menos. De lo contrario, seguirán deslizándose por la pendiente resbaladiza… entre lamentos y vestiduras rasgadas.

We_Got_the_Funk___Poster_by_GIFTownPaul

Anuncios

Un comentario en “El sector editorial y la cultura de la queja

  1. Existen dos tipos de lectores: el lector culto, que sabe donde y que buscar. Y el lector común, que compra lo que le dicen o lo que le entra. Este lector común que es el que da de comer a editoriales y escritores, no entra blogs especializados o lee 4 libros al mes. Este lector lo que está viendo es que el año pasado por poner un año, debe leerse 50 sombras, Juego de tronos y le dicen en el Corte Ingles que Belén Esteban ha vendido más que nadie…
    Si las editoriales eligieron gastar su dinero en basura comercial, solo puedo desearles una muerte dolorosa y que lloren a otro.
    Aún existe gente en el sector con criterio, les deseo que cojan el poder cuando la moda-basura se cargue la industria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s