¿Un suicidio editorial?

¿Por qué un autor que publica habitualmente con Ediciones B y que ha sido embajador de megustaescribir (Random House) decide regalar una novela inédita? ¿Podemos hablar de un «suicidio editorial»?

La respuesta inmediata y tranquilizadora es «NO».

Personalmente, ya adelanté algunas claves aquí. Aunque hoy, a menos de diez días del lanzamiento, deseo ampliar la información.

¿Qué hay detrás de Doppelgänger? ¿Un homenaje a un «revolucionario», Aaron Swartz, que murió prematuramente debido a las presiones de la gran industria editorial? ¿Una salida a una novela olvidada en un cajón?… ¿Una respuesta gamberra a la cuestión de la piratería y al elevado IVA cultural?

Todo ello es correcto, pero hay mucho más. Tal y como espero que aparezca en la revista Yorokobu, una de las críticas de fondo —aunque no la única— va dirigida a la creciente vinculación (llegando casi al solapamiento) entre mercado editorialShow Business.

Sí, Doppelgänger es un trabajo transmedia, que excede deliberadamente el ámbito de la literatura y se aproxima peligrosamente a la performance. Pero, ¿no os parece que un universo literario dominado por presentadores de televisión, futbolistas, tuiteros, ¡e incluso Macaco!, merece una respuesta bufa y canalla?

Permanezcan atentos: el espectáculo está a punto de empezar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s