Cómo acabar con la cultura de una vez por todas con una cuenta de Instagram y una bolsa de palomitas

lana-del-rey-cd-submarino
Lana del Rey.

 

¿Qué tienen en común James Franco, Lana del Rey (siempre «blurring the lines between real and the fake») y Shia LaBeouf? ¿A qué se debe la fascinación por personajes como Dan Bilzerian —con más de 15 millones de seguidores en Instagram—, y a quienes muchos no dudarían en tachar de machista y hortera?

En cierto modo, todos parecen tomarse muy en serio el título de aquel libro de Woody Allen que seguramente recordéis: Cómo acabar de una vez por todas con la cultura.

De antemano, quiero señalar que, para ello, no ha sido necesario recurrir ni a métodos orwellianos ni a la quema de libros al más puro estilo Fahrenheit 451.

Que nadie se lleve a engaño: la represión ya no vende (ni funciona).

 

¿De dónde viene, pues, este asalto permanente a la cultura? ¿Es fruto del supuesto anti-intelectualismo yankee? (Vicente Verdú se ocupa de él en El planeta americano) ¿O hunde sus raíces en el avance de la tecnología? ¿Tal vez una desafortunada consecuencia de la era digital?

El rechazo de la cultura cruza fronteras y no es un rasgo exclusivo de la sociedad norteamericana (desde mi punto de vista, nunca lo ha sido). Es más, ni siquiera supone un aspecto que surja en el siglo XX y que domine por completo el siglo XXI.

 

rs_600x600-150708105551-600.Dan-Bilzerian-Running-For-President.jl.070815
Dan Bilzerian presentando su «campaña presidencial», haciendo gala de un gusto exquisito.

 

Podemos remontarnos incluso más allá de Hegel y sus tesis sobre la muerte del Arte, de Duchamp o de Warhol, llegando a tiempos de Jesucristo (sirve también la representación en clave de comedia que es La vida de Brian) y de Sócrates. En realidad ni a uno ni a otro los condenaron por sus ideas subversivas, sino porque eran unos verdaderos pesados.

En el fondo, a la cultura y al intelectual se le puede atribuir —al igual que a los dos gurús mencionados— una misma cualidad: la intención de ser salvadores. Y aquí reside el quid de la cuestión: nadie desea ser salvado. Ésta es la clave. El salvador ya no provoca pánico ni respeto sino carcajadas. A nadie le agrada que le recuerden su mediocridad ni el hecho de que otra persona (otro ser humano, competencia potencial) sabe más que nosotros.

 

Tal y como se desprende de los textos de Ryan Holiday y Robert Greene, la realidad es demasiado aplastante como para que además deseemos que nos carguen la mochila con el peso que supone el memento de nuestra medianía y de la responsabilidad que entraña la confrontación con la verdad.

Robert Greene nos previene: «La verdad se evita a menudo porque resulta fea y desagradable. Nunca hay que apelar a la verdad y a la realidad a menos que uno se esté preparando para enfrentarse con la cólera que arranca el desencanto. La vida es tan dura y desconsoladora que aquellos que son capaces de crear romanticismo o provocar fantasía son como un oasis en el desierto: todo el mundo acude a ellos. Da mucho poder aprovecharse de las fantasías de las masas» (de Las 48 leyes del poder). «Seriedad, honradez, vulnerabilidad: estos son los blancos de la mofa», afirma por su parte Ryan Holiday en Confía en mí, estoy mintiendo.

 

Realidad y verdad se han convertido en cargas excesivamente pesadas. Tanto que ya nadie cree en ellas.

 

Aquí es cuando entran en juego dos fuerzas o alternativas: la banalización o la aproximación frívola y mediatizada a la cultura.

 

14473197501733
Shia LaBeouf contempla su propio trabajo.

 

En el segundo grupo encontramos a Franco, Lana del Rey y Shia LaBeouf. El primero opta por la parodia —aunque algunos comentaristas no capten la broma—, la segunda por la ambigüedad, y el tercero por unas pretensiones de seriedad que no pueden acabar sino en bostezo o en una sonora carcajada.

 

Por otra parte, en el primer bando, hay personas como Dan Bilzerian, «el rey de Instagram»; un señor que afirma haber amasado su fortuna gracias al póker —aunque también se rumorea que su padre le donó una pasta— y que su mayor «argumento» es exhibirse rodeado de mujeres ligeras de ropa, lujo, armas y dinero (o las cuatro cosas juntas). La gente siente fascinación por esa forma de vida despreocupada, llena de emociones intensas… y de mucha anestesia visual para poder sobrellevar lo rutinario del día a día y el insoportable peso de lo real.

¿Pueden ofrecer lo mismo Kant, Thomas Mann o Gilles Deleuze? Probablemente no.

 

10202810609773577 copia
James Franco, ¿Arte o chorrada?

 

Me atrevo, por lo tanto, a pronosticar que debemos acostumbrarnos a una cultura líquida, soft, retuiteada, efímera, y a no ser capaces de responder a la pregunta que nos plantea el filósofo Ian Ground y que da título a uno de sus libros: ¿Arte o chorrada?

Sí, James Franco, LaBeouf y Cía. conforman la vanguardia cultural que se nos avecina —dicho sin aflicción ni melodrama y sí con una cierta curiosidad—.

Meted las palomitas en el microondas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s