Las señales son el idioma que habla el Universo

dado

 

No te asustes todavía. No voy a sugerirte que pongas velas por todas partes, que recites mantras ni cosas por el estilo. Créeme, soy un tipo racional a quien le costó mucho llegar a la conclusión que estoy a punto de compartir contigo.

Como tal vez sepas (o no), acabo de terminar una novela, El mensajero —en Twitter puedes seguirle la pista a través del hashtag #AprendeAVerLasSeñales— cuyo objetivo es mostrarte cómo puedes detectar las señales que el Universo te envía constantemente a fin de guiarte a lo largo de tu travesía por esta vida y por esta tierra. ¿Con qué objetivo? Bueno, me temo que tendrás que leer la novela para saber un poco más.

Lo que hoy quiero que entiendas es que no se trata de un libro de autoayuda o desarrollo personal enmascarado, novelado. Nada de eso. Es más bien un relato inspirado en algo que a ti te sucede a diario sin que, quizá, te des cuenta.

La tesis principal es que las señales son el lenguaje que habla el Universo. Afirmo que puedes aprender a interpretarlas con un poco de entrenamiento y apertura de mente.

Para que veas de qué modo funciona este asunto y hasta qué punto está alejado del esoterismo o la magia te pondré un ejemplo en el cual he omitido los nombres para preservar su privacidad.

Muy bien, ¿estás listo?

Perfecto. Imagina que eres un escritor de clase media —ya sabes, no eres ni Ken Follet ni Arturo Pérez Reverte, pero te has abierto hueco en el delirante mundo de las editoriales y el asunto este de escribir—. Imagina que algo en tu interior te pone sobre aviso y te invita a reflexionar sobre el incierto futuro de la literatura (al menos para un gran número de autores, entre los cuales puedes incluirte). Imagina que recibes la llamada de un amigo director de cine, que te pide que le eches un vistazo al montaje de su última película. Habláis sobre cierto guionista. Imagina que, en el plazo de 24 horas, dicho guionista, a quien admiras desde siempre, entra en juego, como por casualidad. ¿Casualidad? Admítelo: ya sabes que el azar no existe. Total, ese guionista también es escritor de novelas (lo cual no ha impedido que haya sido nominado a los Oscars en alguna ocasión o que uno de sus trabajos se haya hecho con un merecido premio en Cannes). Te detienes un segundo y miras el cuadro en su conjunto con una cierta perspectiva. Alguien podría ver estos como acontecimientos aislados. Pero tú no, ¿verdad? De modo que te preguntas de qué va todo esto. ¿Se debe a una serie de complejas coincidencias? Resulta evidente que no. Si has aprendido  ver las señales —y es lo que quiero transmitirte—, sabes que hay un mensaje inicialmente oculto en todo esto. ¿Cuál es? ¿Sabrías decírmelo?

Yo te ayudaré. Este ejemplo es tan verídico como trivial, pero el mismo mecanismo funciona con asuntos más decisivos.

Bien, te detienes, dejas que tu mente se relaje y que toda tu sabiduría inconsciente, tu instinto, te dé la solución. En este caso es que convendría prestar atención al sector audiovisual, que quizá no sea mala idea pensar en trabajos que puedan rodarse (lo que no significa renunciar a tu carrera como escritor). ¿Lo vas pillando?

Ya te dije que no había nada mágico en el asunto, pero sí hay algo un tanto incomprensible y sorprendente en todo ello. Cuando abandonamos las pretensiones de racionalidad absoluta, cuando advertimos con humildad que hay cosas que escapan a nuestro conocimiento pero que operan igualmente, entonces el mensaje se revela.

A ti te corresponde dar el siguiente paso, pasar a la acción. Después, tu vida ya no volverá a ser la misma. ¿Estás dispuesto?

#AprendeAVerLasSeñales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s