«Los pasajeros» colaboran con Marsi Bionics

cisc_exosuit.jpg

 

Hoy quiero ofreceros otra acción dentro de la campaña Letras en acción. Pero antes, una pequeña historia.

 

Como si de la aventura de una banda de rock se tratase, recientemente recuperé los derechos de  mis novelas. Mi editorial habitual y yo nos «divorciamos». Se trató de un divorcio amistoso, elegante y nada traumático para ninguna de las partes (seguimos manteniendo una excelente relación). El caso es que decidí dejarlas descansar hasta que encontrase otro destino para ellas.

Desde los inicios de mi carrera he tenido claro que, más allá de mi labor literaria, quería desarrollar una labor social —algo que, desde entonces, he llevado a cabo en la medida de mis posibilidades—.

Lo cual nos lleva a este momento. Considerando el contenido de mi novela Los pasajeros, llegué a la conclusión de que no podría haber un mejor destino para ellos que servir a quienes más lo necesitan (tal y como sucedía en la propia novela). Y pensé que apoyar a Marsi Bionics era una fabulosa idea. Marsi Bionics es una empresa española que ha creado el primer exoesqueleto para niños [Más info aquí].

Ésta es la propuesta: hasta el 17 de julio de 2017, donaré 1 € por cada ejemplar vendido de la novela. El proceso será absolutamente transparente y se desarrollará del siguiente modo: en mi cuenta de Twitter @gabrirodenas publicaré el mismo 17 de julio un print con los ejemplares vendidos de acuerdo con Amazon; sin pudor, sin ego. ¿Qué significa esto? Que lo haré tanto si se han vendido 0, 1, 20 ejemplares como si 1.000 o 10.000.000. El número de ejemplares vendidos será la cantidad en euros que automáticamente donaré a Marsi Bionics a través de su plataforma. La donación se hará a nombre (nick) de Los pasajeros, y el print de transferencia se publicará también en Twitter.

No hay más reglas; no tienes que seguirme en Twitter. No tienes que hacer nada aparte de hacerte con la novela. El resto lo dejo a tu buena voluntad (aunque se agradece difusión).

Puedes seguir todo el proceso a través del hashtag #ElMundoQueYoQuiero.

 

Y ahora te pregunto, ¿te unes a Los pasajeros?

 

51h39WaZijL._SY346_

Anuncios

La verdadera historia de «Albatros» (La maleta de un espía)

En primer lugar, deseo daros la bienvenida a esta nueva gamberrada literaria. Es más, os pido de entrada que os suméis a la causa, pues sois la pieza clave de esta aventura.

A fin de convenceros os explicaré qué se esconde en el fondo de Albatros, una novela muy peculiar.

Como algunos de vosotros sabéis, Albatros fue publicada inicialmente por megustaescribir, sello adscrito al grupo Penguin-Random House. Tuve el privilegio de ser llamado en calidad de embajador del proyecto, es decir, un endorser, un reclamo. Estoy muy agradecido de su ofrecimiento y doy fe del brillante trabajo que llevan a cabo en la editorial, así como del excelente equipo humano que hay detrás. Sin lugar a dudas, recomendaría, especialmente a los autores que empiezan y quieren irrumpir en el mercado literario con un look profesional, que echasen un vistazo a los servicios que megustaescribir ofrece.

Indudablemente, desde un principio supimos que la nuestra era una historia pasajera, dado que mi lugar se encuentra ya dentro de la edición tradicional y lejos (aunque algunos lectores despistados lo sigan creyendo) de la autopublicación. Y así, después de un periodo de cortesía, he decidido ofrecer la novela a otra editorial —de momento, comprenderéis que reserve el dato para mí—. Esto nos lleva al meollo de la historia.

Desde el principio de mi carrera literaria, mi estrategia siempre ha sido la misma: demostrar a las editoriales que ganan más fichándome que dejándome suelto.

Mi estrategia siempre ha sido la misma: demostrar a las editoriales que resulta más rentable ficharme que dejarme suelto.

Y eso se logra con hechos.

Hay, no obstante, otra razón que me mueve a efectuar la operación guerrillera para la cual espero vuestro apoyo: aunque me debo a las editoriales (este business funciona así), mi mayor y verdadero compromiso es y será con vosotros, los lectores.

Es por ello que, mientras se concreta el traspaso editorial, he decidido explotar la novela por mi cuenta (es una medida temporal) y aprovechar esta situación excepcional para poner de manifiesto lo que siempre he creído: que se puede hacer llegar literatura de calidad a precios bajos.

Aunque me debo a las editoriales, mi mayor y verdadero compromiso es y será con vosotros, los lectores.

De este modo, entre vosotros y yo, podremos volver a pulverizar el algoritmo de Amazon —tal y como ya hemos hecho en otras ocasiones (mil GRACIAS GRACIAS GRACIAS de nuevo)— y colocar al canalla de Albatros en el lugar que le corresponde. A cambio, os ofrezco una visión bastante precisa del futuro inmediato que nos espera (¿no se os hace la boca agua?)

Éste es el plan: aprovechando que el día 10 de abril es el cumpleaños de mi madre (que tiene un sentido del humor a prueba de bombas), Albatros estará a tan sólo 0,99 € en formato digital y 8 € en edición de bolsillo hasta ese día. Ya en preventa en Amazon.

Se trata de una edición revisada y mejorada, para lo que hemos creado un sello editorial ficticio (gracias, Chevi, por el logo de BOOKLLONAIRE).

Ahora es cuando vosotros pasáis a la acción. ¿Seremos capaces de demostrar la importancia de los lectores? ¿Lograremos dejar claro cómo funciona esto? Estoy plenamente convencido de que así será. Así que gracias de nuevo y

¡comienza el espectáculo!

Albatros_Cover_for_Kindle

Doppelgänger, #InMemoriamAaronSwartz

JO-D-130210-AaronSwartz.

En 2004, ocho años antes de la fecha —hasta ahora oficial— de publicación de mi primera novela (El búnker de Noé), escribí una novela breve, inédita hasta la fecha.

Siempre he sentido una cierta resistencia ante la idea de darla a conocer. La primera razón es que, como suele suceder con primera novela escrita por una persona joven, el acabado no es tan excelente como yo habría deseado. La segunda es que, por su carácter absolutamente personal, íntimo, lírico, y en apariencia alejado del estilo de mis novelas (os adelanto que no tanto en el fondo), me siento moralmente inclinado a no ofrecérsela a ninguna de las grandes editoriales con las que trabajo de manera habitual. La tercera es que no estoy dispuesto a tocar una sola coma, no porque considere que es perfecta, sino porque es el fruto de un momento dado en mi vida y maquillarlo a posteriori sería, desde mi punto de vista, una especie de traición.

Por otra parte, la idea de guardarla en un cajón me entristece. ¿Quién sabe si podría resultar de utilidad o disfrute a cualquiera?

¿Cómo resolverlo? ¿Arrojarla al foso de la autopublicación?

Fiel creyente en la sincronicidad, no me lo pensé dos veces cuando la respuesta me llegó del modo más ¿inesperado?:

Mi esposa y yo estábamos viendo un documental sobre la vida y muerte del joven Aaron Swartz (1986-2013). Nos impactó a ambos, y entonces lo vi muy claro: mi opera prima supondría una suerte de homenaje a su legado, una protesta por su tratamiento injusto. Es por ello que la novela verá la luz el 11 de enero de 2016, coincidiendo con el tercer aniversario de su muerte, estará sujeta a derechos Creative Commons (dado que él colaboró en la elaboración de su código), disponible de manera 100% GRATUITA en mi web y, a partir de ahí, en cualquier lugar donde vosotros decidáis alojarla. En consecuencia, no podrá ser valorada ni comentada ni en Amazon o Goodreads ni en ninguna de las plataformas al uso. Es mi deseo más profundo que corra por la Red como un virus, como el espíritu de Swartz; ajena al control y al establishment; próxima al caos y a la guerrilla literaria.

Otra vez comienza el espectáculo.

DOPPELGÄNGER está a la vuelta de la esquina 😎

¿Os apuntáis?

Licencia de Creative Commons
Doppelgänger by Gabri Ródenas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en www.comomeconvertienunescritormillonario.com.

Una cierta tendencia del sector editorial

Hace unos días, Juan Gómez-Jurado publicaba un interesante articulo sobre el sector editorial. Hace algunos años, Truffaut firmaba un documento con título similar al de este post. En efecto, algo está cambiando.

En primer lugar, ¿qué demonios hace un escritor hablando sobre editoriales, cuando lo que debería estar haciendo es escribir novelas y, con un poco de suerte, tratar de vendérselas? Este es, sin duda, uno de los mas notables cambios en el sector: la polivalencia del escritor. En otras palabras, hace tiempo que quedó atrás la figura del autor que escribía, tenía suerte y una editorial publicaba sus novelas y ella se ocupaba de todo. Eso ya no es así. Con independencia de si uno es un autor autopublicado o cuenta con el respaldo de una editorial, lo cierto es que las labores de promoción correrán a cargo del “padre” de la criatura.

No obstante, no es lo que deseo abordar aquí. Ni tampoco opinar acerca de por qué las ventas de libros se desploman (los elevados precios, la piratería, la gente lee menos…). No. De lo que quiero hablar es de un cierto efecto boomerang.

Con la llegada del gigante Amazon, las editoriales (las más inteligentes) comenzaron a fichar autores que, por la razón que fuere, vendían bien en dicha plataforma (después de todo, eso suponía apostar a caballo ganador -de hecho, a caballo que YA había ganado-). Se les pagaba unos adelantos bajos o nulos y los escritores cumplían su sueño de ver su novela publicada en papel (o en digital pero con sello, es irrelevante).

Durante un tiempo, muy poco tiempo (vivimos en un mundo horriblemente acelerado), algunos autores comenzaron a mostrar su malestar con respecto a las editoriales -esa que había sido su meta hasta hacía unos meses-. ¿Las razones? Escasa difusión de los libros, nula implicación en el proceso de promoción, adelantos bajos, poca transparencia en el pago de royalties… Imagino que cada uno tendría sus razones y no es algo que me interese demasiado.

La tuerca siguió dando vueltas y los autores más aventajados -incluiría aquí algunos notables y consagrados ejemplos como el del cineasta y guionista David Mamet– se plantearon “¿Y por qué no autopublicar nosotros mismos nuestras novelas? A fin de cuentas, ya tenemos el nombre…”.

Por supuesto, la cosa no quedó aquí. En este punto es donde yo debo posicionarme y lo hago, sin reservas, del lado de la editorial. No voy a entrar en detalles y admito que el sector atraviesa una crisis, en parte, motivada por sus propias prácticas. Pero las ventajas son, actualmente, mayores que los inconvenientes.

Me posiciono de parte de aquellos escritores que quieren seguir dentro de la industria -ojo, estuve el suficiente tiempo en el lado indie para saber lo que digo- y es por ello que debo lanzar una advertencia a las editoriales (porque los escritores no siempre son tontos o unos simples soñadores).

Sin rodeos, la nueva jugada es la siguiente (siempre, claro está, que ya se tenga un nombre dentro del sector): autopublicar primero la novela -beneficiándose del tirón de ventas inicial- y luego cedérsela a la editorial.

¿Por qué sucede esto? Las razones son siempre las mismas: inmediatez, precios más bajos y mejores condiciones para los autores.

¿Qué medidas debería adoptar la industria? Cuidando más a los autores (mediante adelantos más suculentos, mayor implicación en la fase de promoción y en la distribución, y mayor transparencia en todos los procesos) y cuidando más a los lectores (precios más bajos), estas prácticas se verían reducidas sensiblemente. De lo contrario, la industria editorial se limitará a distribuir -presumiblemente en formato digital- longsellers, a los que añadirá su sello (indicativo de prestigio), pero de cuyo impacto inicial no obtendrá beneficios.

La posición que he descrito es, por lo demás, bastante razonable: si un autor se ve obligado a llevar a cabo casi todas las funciones de la cadena, es normal que desee obtener un mayor beneficio.

Una vez más, la solución, por tanto, pasa por el sentido común. Y confío en que las cosas retornen a él. A fin de cuentas, hoy por hoy la editorial es un elemento clave en la cadena de valor del libro.

 

 

 

 

 

#SincroniciUdad

Como ya he comentado en algún momento, varios compañeros escritores me han pedido escribir algo juntos. Admito que, en materia de literatura, soy un Lonesome Cowboy, pero me apetecía asumir el reto y, de paso, dar voz a todas esas personas que quisieran decir muchas cosas pero que no se sienten capaces de hacerlo en la forma de una novela o algo susceptible de ser publicado por sí mismo.

Ésta es, por tanto, mi propuesta:

1- Me comprometo a hacer las veces de editor de un volumen que se llamaría SincroniciUdad y que, lógicamente, tendría por hilo común la cuestión de la SINCRONICIDAD, es decir, ese tipo de sucesos conectados, en apariencia, al azar pero que constituyen un todo significativo. Los relatos tendrían una extensión máxima de 6 páginas y sin mínimo, escritos en Times new roman, 12 puntos y espacio doble.

2- La fecha máxima de recepción sería el 30 de junio de 2013 y los relatos –escritos en castellano- deben ser remitidos a mi mail: uncafecongabri@gmail.com, donde también debe figurar un consentimiento de publicación y una declaración de que los relatos no están sujetos a contratos con terceros (no queremos problemas con la ley, ¿verdad?) y que son propiedad del autor.

3- Las historias pueden ser reales o ficticias.

4- Mi idea es intercalar relatos de escritores consagrados con aquellos procedentes de aficionados, lectores, etc. Es decir, NO es necesario tener nada publicado. Indudablemente, yo, en calidad de editor, me reservo la opción de que determinados relatos –por razones de calidad, temática ofensiva o cualquier otra razón relevante- no sean incluidos en el volumen.

5- Los relatos aparecerán por orden alfabético del apellido del autor, independientemente de su estatus en la cadena editorial. Se podrá incluir un mail de contacto o Twitter personal si así se desea (no es obligatorio).

6- El objetivo es poder publicar el volumen digital en Amazon a mediados de julio del presente año. Los beneficios serían íntegramente donados a obra social, variando ésta cada 500€ recaudados. A fin de que el proceso sea absolutamente transparente, irán apareciendo las fotografías de los ingresos realizados en las cuentas de las distintas organizaciones –que, a su vez, serán elegidas por los propios participantes-. Los justificantes de ingreso se subirán a esta cuenta de Facebook.

Asimismo, SincroniciUdad estará disponible de manera permanente en la página de Save the Children y el proyecto impulsado por Juan Gómez-Jurado 1Libro1Euro.

7- Para los participantes más tuiteros, hemos habilitado el siguiente hashtag para darle difusión a la obra: #SincroniciUdad.

De modo que os espero y deseo que entre todos aportemos nuestro granito de arena para hacer de este mundo un lugar más mágico y conectado. A fin de cuentas, las historias están en el aire…

¡La veda queda levantada!

 

Loop 1604

Los pasajeros (The Passengers)

487947_4468795245250_1573101961_n

Dedicado a José Ángel Martos

Mi deuda con él es enorme

Tal y como se anunció en la revista Qué Leer y como yo mismo adelanté en este post, hoy hago públicos varios aspectos de mi nueva novela, llamada, sin más dilación, Los pasajeros (The Passengers).

El motivo de elegir este día es, por un lado, que coincide con el día de los enamorados (y yo estoy enamorado de vosotros, que leéis estas palabras en este preciso instante) y, por otra, algo más personal: la fecha coincide con el décimo aniversario de mi hijo Adrián.

Hay varias diferencias entre esta novela y las anteriores: la ausencia de León Poiccard, Maribel Salgado y Cía.; el debilitamiento de la parte racional y una apuesta sólida por las emociones y el instinto; la expulsión del elemento conspiranoico (la serie anonymous diagnosticaba ciertos problemas; en Los pasajeros se ofrecen líneas de solución); un mayor lirismo, si se quiere ver así –una mayor carga literaria en sentido estricto y ligeramente menos comercial– y lo más importante: el desarrollo o creación de la novela será «transmitido» a tiempo real.

Compartiré con vosotros dudas, avances, problemas, atascos, documentos, opiniones, datos, etc. Al final tendréis la novela «que habéis escrito vosotros».

SINOPSIS:

En líneas generales, Los pasajeros es una historia sobre reencarnación y viajes en el tiempo, con un matiz: la mayor parte de las tesis serán avaladas por argumentos científicos (en ocasiones procedentes de la ciencia límite e otras abiertamente pseudocientíficos).

Cinco pintorescos personajes acaban encontrándose «por azar» en extrañas circunstancias. Huelga decir que la casualidad es expulsada de manera automática de la historia desde el primer minuto y la omnipresencia del dharma (u orden cósmico del mundo) se palpará con fuerza. Poco a poco, irán advirtiendo que tienen que llevar a cabo una misión, sin saber muy bien cuál. Como si de la resolución de un puzle se tratase, los cinco pasajeros tendrán que montar una compleja muñeca matrioska narrativa repleta de emociones, humanidad y enemigos. ¿Qué misterio será el que deban resolver? ¿Por qué se verán obligados a recurrir a los saltos en el tiempo? ¿En qué sentido y de qué modo?

PERSONAJES:

Los cinco convocados son:

  • Teresa de Silva: filósofa y lectora voraz de G.K. Chesterton. Sofisticada, elegante y siempre vestida de negro.
  • Nico García: un chaval de dieciséis años que vive en una furgoneta con su padre, antiguo carpintero arrojado al desahucio por falta de trabajo.
  • Don Diego de la Vega, alias El Zorro: así es. Un tipo que afirma ser Don Diego de la Vega aparece sin saber cómo en 2013, en el sur de España, vestido como El Zorro. ¿Será un impostor o un mero imitador?
  • Timoteo «Tim» Heredia: Médium. Recibe la señal de que debe localizar a Teresa de Silva y, después, advertirá que su misión es transmitir un mensaje del «más allá» a los convocados y, por extensión, al resto de la humanidad, pero cuyo contenido todavía desconoce.
  • Cata: una gata muy especial. [Anécdota1: mi gata en la vida real se llama Catalina].

A fin de organizar y poder rastrear los avances de la novela, propongo emplear el hashtag #LosPasajeros (#ThePassengers para los amigos americanos). En otras redes sociales y en otros medios ya nos iremos organizando (se admiten sugerencias).

Ni que decir tiene que el reto es potente. A nivel personal, implica que la presión es grande (¡No podría teneros a la expectativa tres años!). Fiel al modelo Stephen King, me comprometo a escribir mis 2.000 palabras al día y que la novela esté a vuestra disposición en 2014.

Como ya señalé en su momento, otra de las novedades reside en que Los pasajeros no será subida de forma inmediata a Amazon, Kobo ni ninguna otra plataforma digital, sino que recorrerá los caminos tradicionales de editores, concursos, etc. Sólo en caso de que no pueda llegar a vosotros en formato tradicional, será puesta a vuestra disposición de manera gratuita en versión electrónica.

Así pues, demos la bienvenida a #LosPasajeros. Buen viaje.

Terrorismo literario. Lista de atentados

 

Que nadie se alarme. Por fortuna no hubo muertos… bueno, alguno sí, pero de risa.

Aprovechando que la revista Qué Leer, en su número de febrero de 2013, ha celebrado el primer aniversario de la publicación de El búnker de Noé, he considerado oportuno hacer un pequeño balance de actos «terroristas» o «vandalismo literario» que he llevado a cabo con la colaboración y apoyo de los lectores –a quienes agradezco su labor desde aquí-.

 

1-      Todo comenzó con una propuesta curiosa: #uncafecongabri. La idea es sencilla y llamó la atención de numerosos medios, como El Cultural, El País o la revista Qué Leer en su número de verano 2012. Admito que no llegué a tomar un café con ningún lector (nadie se atrevió), pero fue un arranque impactante.

 

2-      Para la feria del libro de Sant Jordi 2012 dediqué e-books escribiendo la dedicatoria a mano, fotografiándola con Instagram y colgándola en Twitter. Un poco elaborado, pero los lectores agradecieron en gesto (y yo me debo a ellos, claro está).

 

3-      La relación con ellos llegó a tal extremo que decidí publicar una versión corregida de El búnker de Noé gracias a las aportaciones de los propios lectores. Nadie mejor que ellos para decirle a un autor qué es lo que quieren…

 

4-      Mi ilustrador habitual y amigo personal Andrex (@DRISMANN) tuvo la idea de traducir El búnker de Noé al inglés y nada mejor que una llamada al Crowdfunding, que dio como resultado una interesada en traducir íntegramente la novela al inglés. Noah´s Bunker verá la luz este 2013, lo cual me llena de ilusión y esperanza.

 

5-      Para el lanzamiento de Estación Orichalcum, mi segunda novela y última entrega hasta la fecha de la llamada Serie Anonymous, decidimos «boicotear» Amazon, dejando bien claro que el algoritmo que regula el ranking era absolutamente vulnerable. Acordamos llevar a cabo una compra masiva del libro el día del estreno: 21 de diciembre de 2012 a las 12:00 (jugando con la fecha de un fin del mundo que, finalmente, no tuvo lugar). No llegamos situarnos en el número 1, sino en el 3, aunque se vendieron cerca de 100 ejemplares en menos de dos horas.

 

6-      Finalmente, coincidiendo con mi decisión de abandonar las mega plataformas tipo Amazon o Kobo –al menos de manera directa (lo que hagan las editoriales no es asunto mío)-, y cuya justificación encontraréis aquí, decidí llevar a cabo un golpe definitivo que borrase la frontera entre el autor y el lector, atendiendo al hecho de que vivimos en un mundo tan interactivo que mantener dicha distinción se presenta como algo erróneo y obsoleto.

 

Esta última «broma» fue la que llamó la atención del redactor de Qué Leer y tuvo a bien hacerme una entrevista que me emocionó sobremanera, dado que, al menos hasta donde yo llego, nunca un autor indie había sido entrevistado en exclusiva para una publicación de tal envergadura sin haber fichado antes por una editorial. ¿Cómo es posible que un outsider de las letras se cuele en esa revista mientras las editoriales dan palos de ciego y se limitan a lamentarse por las pérdidas que sufren? Alguien está apuntando en la dirección equivocada al no escuchar a los lectores. En cualquier caso, me temo que no soy yo quien puede aportar una respuesta al respecto.

 

La misión de este resumen o repaso es dejar clara una idea bien sencilla: que los escritores independientes pueden plantar cara a la industria editorial mediante técnicas de guerrilla. No podemos asegurar un determinado resultado, pero sí que recorreremos el camino con una sonrisa imborrable. En los tiempos que corren, es todo un lujo a no desaprovechar.

Error #1: La pirateria o un arma de doble filo

Algunos de vosotros ya conocéis mi gusto por las campañas de marketing y promoción un tanto particulares. Normalmente, suelen salirme bien y, en el peor de los casos, quedan como bromas inofensivas y bastante graciosas.

También sé que en los blogs, Webs y demás se tiende a mostrar los triunfos y nuestra mejor cara y rara vez los errores. Pero aquí estamos para aprender en la medida de lo posible y yo no tengo miedo a asumir los errores ni a admitir que una estrategia ha salido mal y por qué si con ello consigo evitar que otro colega no caiga en la misma trampa.

En este caso voy a hablar de piratería.

Uno de mis argumentos estrella al respecto ha sido que si un libro (cualquier cosa) se piratea, es porque interesa al gran público. Al igual que otros escritores como Juan Gómez-Jurado, nunca he visto un problema en ella, dado que el pirata JAMÁS será un cliente potencial.

Yo mismo he remitido libros de manera gratuita a blogs y webs de reseñas (en teoría) o incluso a personas, confiando en su buena fe. Hasta aquí bien, pero…

… Recientemente he visto que mi novela El búnker de Noé está disponible en –a fecha de hoy– más de diez páginas de descarga ilegal, siendo, tal vez, la más famosa The Pirate Bay, y también en todas las más visitadas de España y Sudamérica. A los chicos de Pirate Bay les gasté una broma muy gráfica:

Nada de esto supondría un problema de no ser por un nuevo sistema de «fichaje» por parte de las editoriales, a saber: localizar en los rankings digitales, o dicho sin ambages en AMAZON a los que ocupan las posiciones más altas y publicar sus obras. Y aquí es justamente donde yo he salido perdiendo y acerca de lo cual quiero advertir a escritores en mi situación.

Cierto que mi novela ha sido descargada y leída por una cantidad de personas superior a lo que habría obtenido con la mera venta en Amazon, pero ¿es estratégicamente rentable? ¿Habrá feedback de esas novelas descargadas ilegalmente?

Visto lo visto, sólo puedo decir una cosa: nada de regalar libros, ni ePubs ni nada de nada salvo a través del sistema de Amazon KDP; nada de enviar por correo y sobre todo: nada de coquetear con la piratería. Ella SIEMPRE gana.