NOAH´S BUNKER Booktrailer

Ladies and Gentlemen, NOAH´S BUNKER (Ediciones B / B de BooksBooktrailer.

Thanks to The EFA Productions and Eduardo Pérez Carpena for making it possible

Anuncios

Ganadores del concurso «Albatros»

Saludos, camaradas.

En primer lugar, quiero agradeceros vuestro interés y participación en este concurso que hemos organizado en Twitter. Deseábamos celebrar el estreno del impactante Booktrailer de Albatros (Megustaescribir, Penguin-Random House), dirigido por Carlos Tomás —ayudado por José A. Puertas y Javi Díaz, así como de nuestras adorables ninjas— del mejor modo que sabemos: fomentando la lectura.

Muchos habéis sido los participantes, pero el azar ha decidido que estos sean los ganadores:

1—@LauraKarmona

2—@dayamming

3—@cesleo

4—reinfeld183

5—entremislibrosyo

Y un bonus track: @BookcrossingARG

Enhorabuena a los ganadores, mil gracias a todos los participantes.

Una cierta tendencia del sector editorial

Hace unos días, Juan Gómez-Jurado publicaba un interesante articulo sobre el sector editorial. Hace algunos años, Truffaut firmaba un documento con título similar al de este post. En efecto, algo está cambiando.

En primer lugar, ¿qué demonios hace un escritor hablando sobre editoriales, cuando lo que debería estar haciendo es escribir novelas y, con un poco de suerte, tratar de vendérselas? Este es, sin duda, uno de los mas notables cambios en el sector: la polivalencia del escritor. En otras palabras, hace tiempo que quedó atrás la figura del autor que escribía, tenía suerte y una editorial publicaba sus novelas y ella se ocupaba de todo. Eso ya no es así. Con independencia de si uno es un autor autopublicado o cuenta con el respaldo de una editorial, lo cierto es que las labores de promoción correrán a cargo del “padre” de la criatura.

No obstante, no es lo que deseo abordar aquí. Ni tampoco opinar acerca de por qué las ventas de libros se desploman (los elevados precios, la piratería, la gente lee menos…). No. De lo que quiero hablar es de un cierto efecto boomerang.

Con la llegada del gigante Amazon, las editoriales (las más inteligentes) comenzaron a fichar autores que, por la razón que fuere, vendían bien en dicha plataforma (después de todo, eso suponía apostar a caballo ganador -de hecho, a caballo que YA había ganado-). Se les pagaba unos adelantos bajos o nulos y los escritores cumplían su sueño de ver su novela publicada en papel (o en digital pero con sello, es irrelevante).

Durante un tiempo, muy poco tiempo (vivimos en un mundo horriblemente acelerado), algunos autores comenzaron a mostrar su malestar con respecto a las editoriales -esa que había sido su meta hasta hacía unos meses-. ¿Las razones? Escasa difusión de los libros, nula implicación en el proceso de promoción, adelantos bajos, poca transparencia en el pago de royalties… Imagino que cada uno tendría sus razones y no es algo que me interese demasiado.

La tuerca siguió dando vueltas y los autores más aventajados -incluiría aquí algunos notables y consagrados ejemplos como el del cineasta y guionista David Mamet– se plantearon “¿Y por qué no autopublicar nosotros mismos nuestras novelas? A fin de cuentas, ya tenemos el nombre…”.

Por supuesto, la cosa no quedó aquí. En este punto es donde yo debo posicionarme y lo hago, sin reservas, del lado de la editorial. No voy a entrar en detalles y admito que el sector atraviesa una crisis, en parte, motivada por sus propias prácticas. Pero las ventajas son, actualmente, mayores que los inconvenientes.

Me posiciono de parte de aquellos escritores que quieren seguir dentro de la industria -ojo, estuve el suficiente tiempo en el lado indie para saber lo que digo- y es por ello que debo lanzar una advertencia a las editoriales (porque los escritores no siempre son tontos o unos simples soñadores).

Sin rodeos, la nueva jugada es la siguiente (siempre, claro está, que ya se tenga un nombre dentro del sector): autopublicar primero la novela -beneficiándose del tirón de ventas inicial- y luego cedérsela a la editorial.

¿Por qué sucede esto? Las razones son siempre las mismas: inmediatez, precios más bajos y mejores condiciones para los autores.

¿Qué medidas debería adoptar la industria? Cuidando más a los autores (mediante adelantos más suculentos, mayor implicación en la fase de promoción y en la distribución, y mayor transparencia en todos los procesos) y cuidando más a los lectores (precios más bajos), estas prácticas se verían reducidas sensiblemente. De lo contrario, la industria editorial se limitará a distribuir -presumiblemente en formato digital- longsellers, a los que añadirá su sello (indicativo de prestigio), pero de cuyo impacto inicial no obtendrá beneficios.

La posición que he descrito es, por lo demás, bastante razonable: si un autor se ve obligado a llevar a cabo casi todas las funciones de la cadena, es normal que desee obtener un mayor beneficio.

Una vez más, la solución, por tanto, pasa por el sentido común. Y confío en que las cosas retornen a él. A fin de cuentas, hoy por hoy la editorial es un elemento clave en la cadena de valor del libro.

 

 

 

 

 

Esto NO es una reseña sobre “El paciente” de Juan Gómez-Jurado

C_el paciente ok.indd

 

 

Así es, y que nadie espere lo contrario. No voy a desvelaros nada que vosotros mismos no hayáis visto en la última novela de Juan Gómez-Jurado (@JuanGomezJurado), El Paciente (Planeta). Más bien espero poder ofreceros algunos datos -o impresiones- que, tal vez, se os hayan pasado por alto.

Definitivamente, lo que voy a compartir con vosotros en este espacio es una serie de ideas un poco frikis que me vinieron a la mente tras la lectura de esta magnífica obra y lo voy a hacer planteando una hipotética entrevista que, espero, quede sin responder. ¡Empieza el espectáculo!

 

 

Hoy (NO) entrevistamos a Juan Gómez-Jurado (@juangomezjurado)[…]

 

Iba a felicitarte por tu nueva novela, pero, considerando que me has tenido dos noches en vela, creo que lo más sensato sería interponer una demanda judicial… No, en serio, resulta paradójico (es decir, al mismo tiempo una putada y un gran placer) que un escritor deba alegrarse cuando un lector devora de una sentada un texto que él ha tardado meses o años en elaborar. No es fácil escribir un texto de este tipo, pero tú lo has conseguido. Dado que no me he traído una batería de coche y un par de electrodos, no te preguntaré por la fórmula secreta de tu éxito, pero ¿puedes darnos alguna pista?

 

 

Sé que eres un gran amante de la ciencia-ficción. Esta novela no tiene nada que ver con ese género, sin embargo, a su manera, presenta un cierto aroma a ucronía muy actual; nos sitúa en lo que ha dado en llamarse punto Jonbar, o ese acontecimiento decisivo que puede cambiar el rumbo de la historia en función de qué decisión se tome. En este caso, la situación es bien concreta: «¿Qué pasaría si cierto presidente estadounidense de color…?»

 

 

Quizá el tópico más recurrente al que los escritores nos enfrentamos es la idea que el lector suele tener acerca de nuestra presencia en la novela. Asumamos que, como lector, imaginaba que habría un poco más de ti en Evans (treinta y ocho años, sí un poco mayor y más alto que tú, pero…) hasta que nuestro doc afirma no estar muy interesado en Twitter. Eres un tuitero de referencia dentro del panorama nacional y, no obstante, la promoción de esta novela me ha parecido más moderada y sobria que la de otras de tus obras. ¿A qué atiende esto? ¿Es fortuito o podría decirse que ya no lo necesitas? El propio Stephen King ha abierto recientemente un perfil de Twitter y no menciona ninguno de sus trabajos; Pérez-Reverte tampoco… ¿Consideras que la mejor forma de promocionar una novela, en tu caso, es mantener un diálogo cercano y constante con tus lectores, tal y como haces siempre?

 

 

Señor White… ¿Una antítesis del Presidente de los Estados Unidos (en todos los sentidos)? ¿Un homenaje al personaje interpretado por Harvey Keitel en Reservoir Dogs? ¿un homenaje a Walter, de Breaking Bad? Francamente, me cuesta creer que llamar Blanco a un personaje tan oscuro sea casual…

 

 

La referencia a la tecnología es constante a lo largo de toda la novela. Podríamos decir que juega un papel fundamental, clave, casi hasta el punto de convertirse en un personaje imprescindible. Al imaginar al señor White observando todas esas pantallas a través de las cuales intenta controlar de manera absoluta al doctor Evans no he podido evitar pensar en la serie británica Black Mirror. ¿Estamos abocados al panóptico tecnológico? ¿Cómo imaginas la relación a corto plazo entre el ser humano y la máquina? ¿Qué opinión te merecen prácticas como las llevadas a cabo por la NSA? ¿Cabe imaginar que las utopías sugeridas por Orwell y Huxley estén comenzando a hacerse realidad?

 

 

Leí que un lector de la novela sostenía que de llamarte John Smith, ahora mismo tendrías una casa en los Hamptons y que las productoras hollywoodienses se estarían rifando tu novela para adaptarla a la gran pantalla. Por otra parte, he escuchado rumores de movimientos en esa dirección. ¿Algo que decir al respecto o lo dejamos en un elegante suspense?

 

 

¿Cómo ves el panorama cultural español? ¿Empieza a ser una buena idea cambiarnos el nombre por el de John Smith u otro similar, con aroma a hamburguesa?

 

 

Hemos llegado al final de la entrevista. Debo decirte que me ha encantado cierto guiño final que aparece en la novela. Dejemos que sean los lectores quienes lo descubran. Por mi parte, y ahora sí, sólo me queda felicitarte por esas horas de sueño que me has robado. Has demostrado una vez más que eres un maestro del bestseller, ¡aunque no tengo muy claro que me dejase en tu manos si te veo aparecer con un bisturí!

 

 

Tomada de Jot Down
Tomada de Jot Down

Paga solo si te gusta

Considero que el título es lo suficientemente gráfico. A fin de atraer a los nuevos lectores, premiar a los seguidores habituales y, en definitiva, permitiros acercaros a mi obra sin tener que gastar ni un céntimo en caso de que no cubra vuestras expectativas, pongo a vuestra disposición MÁS DE UN 25% de cada una de mis dos primeras novelas –las que en su momentos fueron denominadas Serie Anonymous-. Me refiero, claro está a El búnker de Noé y Estación Orichalcum.

Supone también una excelente ocasión para mostrar sus nuevas cubiertas, minimalistas e inquietantes. ¡Ya no tenéis excusas para disfrutar de las novelas que contribuyeron a que me honrasen con el cariñoso apelativo de «escritor hacker».

Los enlaces los tenéis debajo de la sinopsis tras cada carátula. Espero que sean de vuestro agrado.

Portada Minimal de el búnker de Noé

Sinopsis:

LA NOVELA QUE PREDIJO EN CONFLICTO ENTRE EE.UU. Y COREA DEL NORTE

“Un texto complejo y frenético de un autor que no le teme a nada” (Bruno Nievas, autor de REALIDAD AUMENTADA)

“Este Frankestein literario dará mucho de que hablar, apuesten por ello” (Esteban Navarro, Finalista del PREMIO NADAL 2012, autor de LOS FRESONES ROJOS, Ediciones B)

“Un thriller diferente, irreverente, intenso y entretenido. Con una o varias moralejas con las que el lector puede reflexionar, pero también dejarse llevar por una trama fluida que te sumerge en una historia que podría ocurrir perfectamente sin pensar en ciencia ficción. Una novela muy recomendable y que ya está dando mucho que hablar…” (Armando Rodera, autor de EL ENIGMA DE LOS VENCIDOS, Ediciones B)

“Muy al estilo de Crichton, va trenzando una trama que gana en interés e intensidad a medida que avanza. El final es, desde luego, inesperado, y te deja con ganas de más” Désirée Matas, autora de EL TERCER ESTADO.

“Gabri Ródenas publicó una novela y ofreció tomar un café con los lectores que la compraran. La noticia corrió por las redes sociales y fue toda una experiencia” Fernando García, EL PAÍS.

Descubre la novela que alcanzó su madurez en Twitter y de la cual, a menos de un mes desde su publicación, EL PAÍS, EL CULTURAL (EL MUNDO) y la revista QUÉ LEER ya se habían hecho eco.

León Poiccard, un periodista de tercera, recibe por error un misterioso mail. La curiosidad le impulsará a descubrir el remitente, con consecuencias inesperadas que le vincularán a una resistencia ecologista internacional empeñada en descubrir qué se encierra dentro de un búnker subterráneo localizado en el desierto de Nebraska.

Si quieres leer 45 páginas de El búnker de Noé , pulsa sobre el título.

Portada Estación Orichalcum

Sinopsis:

Del autor de EL BÚNKER DE NOÉ llega ahora esta novela.

León Poiccard disfruta de unas vacaciones junto a Maribel Salgado en Jamaica. Convertido en escritor, busca inspiración para una nueva novela a través de las redes sociales.
La desaparición de un Boeing 777 Freighter en aguas del Triángulo de las Bermudas hará que las diversas tramas se organicen en forma de una compleja muñeca matrioska que guiará al lector hasta el centro neurálgico del misterio, en una frenética búsqueda de la Atlántida que, como bien sabrán los seguidores de este escritor “canalla” e irreverente, quedará lejos de los estereotipos de la literatura fantástica y la ficción comercial y les confrontará con una realidad aterradora y bien documentada.

El propio Ródenas nos previene: “Como autor, debo mencionarle que, aunque la historia es enteramente ficticia, los datos manejados no. De modo que no puedo garantizarle que, directa o indirectamente, parte de la trama no esté basada, muy a mi pesar, en hechos reales.
Lamento anunciarle incluso antes de comenzar a leer que el final le desconcertará un poco, dado que será interpelado de manera directa. Usted tendrá que tomar una decisión importante, que será la que determine el verdadero desenlace de la historia. Espero que no se lo tome a mal y que aprecie esta oportunidad de poder tomar decisiones vitales y de gran importancia tanto para su futuro como para el de las generaciones venideras. Estoy convencido de que sabrá obrar con sabiduría, pero le advierto: su mundo ya no será el mismo desde entonces”.

Si quieres leer 40 páginas de  Estación Orichalcum, pulsa sobre el título.