Ciberespionaje y literatura

Ésta tal vez sea la entrada más inquietante de mi web. Los propios acontecimientos recientes me llevan a compartir con vosotros algunas reflexiones.

 

No es la primera vez que una novela mía se adelanta a los acontecimientos. Pienso por ejemplo en El búnker de Noé y la cuestión de Corea del Norte y Estados Unidos. No deseo hacer ningún tipo de spoiler por si alguna de las personas que están leyendo esto todavía no se han acercado a la mencionada obra. Dejé constancia de lo que iba a pasar y de lo que no. Salvo la parte más ficticia (no hay que olvidar que soy escritor y no periodista), la sucesión de acontecimientos se desarrolló según lo previsto.

 

El caso que ahora quiero comentar es todavía más sorprendente. Todo empezó la primera semana de junio de 2013. La prensa internacional, en particular The Guardian, hizo públicas las declaraciones de Edward Snowden, ex-trabajador de la CIA, sobre la existencia de programas que facilitaban el ciberespionaje. Términos como PRISMVerizon empezaron a popularizarse. Snowden afirmó que el gobierno estadounidense, presidido en ese momento por Barack Obama, vigilaba a los ciudadanos tanto estadounidenses como extranjeros, accediendo a sus teléfonos y sus correos electrónicos, llegando a sugerir que contaban con la connivencia de compañías como Google, Apple, Facebook, etc. La noticia causó un revuelo enorme, disparándose incluso las ventas del clásico de George Orwell 1984 (El Gran Hermano volvía a ponerse de moda).

Aquí llega el primer impacto: se da el caso de que aquello que Snowden desveló ya aparecía con seis meses de antelación Y CON NOMBRES Y APELLIDOS en mi novela Estación Orichalcum. 

La cosa podía quedar en una mera anécdota, algo curiosa pero sin importancia… Hasta que llegó el segundo aviso. El diario español El País publicó un artículo (al cual pertenece la imagen que aparece a continuación) donde se mencionaba que la contraseña para que el señor Snowden se comunicase con los periodistas era un cubo de Rubik.

201511_496236123781275_2024832247_o

 

 

Aquí mi sorpresa comenzó a ir en aumento. Unos meses antes de conocer la noticia, habíamos cambiado la portada de mi primera novela El búnker de Noé y ¿sabéis qué había en ella? Pulsad aquí y preparaos para el terror.

¿Casualidad? ¿Profecía? ¿Información privilegiada? Lamento desilusionar a mis lectores, pero carezco del don de la clarividencia, aunque -tal y como os explicaré en otro momento, a propósito de #SincroniciUdad– puedo intuir el futuro (vosotros también podréis hacerlo). No soy ningún espía ni nada que se le parezca tampoco. ¿Cómo, pues, puede acertar con tanta precisión? La respuesta reside no en el mérito de mis capacidades sino en el demérito de un Sistema cada vez más obsceno y previsible; un Sistema donde ciertas instituciones y personalidades se han acostumbrado en exceso a la impunidad; un Sistema, en definitiva, que nos obligará a redefinir el concepto de privacidad claramente a la baja. Los teléfonos y correos electrónicos ya no es que puedan “pincharse”, ¡es que lo están por defecto! La tecnología lo posibilita y el marco legal queda establecido por aquellos que se sirven de tales procedimientos. Europa clama al cielo mientras está a punto de implantar de un modo salvaje su Proyecto INDECT o el mayor dispositivo de vigilancia (#surveillance) indiscriminada amparada por la ley bajo el pretexto de la “seguridad”. Minority Report Revisited.

 

Por ahora, tan sólo quería haceros partícipes de estas consideraciones. Quizá en otro momento podamos seguir hablando sobre la cuestión. Después de todo, si predije lo que sucedería, puede que conozca el desenlace…

Paga solo si te gusta

Considero que el título es lo suficientemente gráfico. A fin de atraer a los nuevos lectores, premiar a los seguidores habituales y, en definitiva, permitiros acercaros a mi obra sin tener que gastar ni un céntimo en caso de que no cubra vuestras expectativas, pongo a vuestra disposición MÁS DE UN 25% de cada una de mis dos primeras novelas –las que en su momentos fueron denominadas Serie Anonymous-. Me refiero, claro está a El búnker de Noé y Estación Orichalcum.

Supone también una excelente ocasión para mostrar sus nuevas cubiertas, minimalistas e inquietantes. ¡Ya no tenéis excusas para disfrutar de las novelas que contribuyeron a que me honrasen con el cariñoso apelativo de «escritor hacker».

Los enlaces los tenéis debajo de la sinopsis tras cada carátula. Espero que sean de vuestro agrado.

Portada Minimal de el búnker de Noé

Sinopsis:

LA NOVELA QUE PREDIJO EN CONFLICTO ENTRE EE.UU. Y COREA DEL NORTE

“Un texto complejo y frenético de un autor que no le teme a nada” (Bruno Nievas, autor de REALIDAD AUMENTADA)

“Este Frankestein literario dará mucho de que hablar, apuesten por ello” (Esteban Navarro, Finalista del PREMIO NADAL 2012, autor de LOS FRESONES ROJOS, Ediciones B)

“Un thriller diferente, irreverente, intenso y entretenido. Con una o varias moralejas con las que el lector puede reflexionar, pero también dejarse llevar por una trama fluida que te sumerge en una historia que podría ocurrir perfectamente sin pensar en ciencia ficción. Una novela muy recomendable y que ya está dando mucho que hablar…” (Armando Rodera, autor de EL ENIGMA DE LOS VENCIDOS, Ediciones B)

“Muy al estilo de Crichton, va trenzando una trama que gana en interés e intensidad a medida que avanza. El final es, desde luego, inesperado, y te deja con ganas de más” Désirée Matas, autora de EL TERCER ESTADO.

“Gabri Ródenas publicó una novela y ofreció tomar un café con los lectores que la compraran. La noticia corrió por las redes sociales y fue toda una experiencia” Fernando García, EL PAÍS.

Descubre la novela que alcanzó su madurez en Twitter y de la cual, a menos de un mes desde su publicación, EL PAÍS, EL CULTURAL (EL MUNDO) y la revista QUÉ LEER ya se habían hecho eco.

León Poiccard, un periodista de tercera, recibe por error un misterioso mail. La curiosidad le impulsará a descubrir el remitente, con consecuencias inesperadas que le vincularán a una resistencia ecologista internacional empeñada en descubrir qué se encierra dentro de un búnker subterráneo localizado en el desierto de Nebraska.

Si quieres leer 45 páginas de El búnker de Noé , pulsa sobre el título.

Portada Estación Orichalcum

Sinopsis:

Del autor de EL BÚNKER DE NOÉ llega ahora esta novela.

León Poiccard disfruta de unas vacaciones junto a Maribel Salgado en Jamaica. Convertido en escritor, busca inspiración para una nueva novela a través de las redes sociales.
La desaparición de un Boeing 777 Freighter en aguas del Triángulo de las Bermudas hará que las diversas tramas se organicen en forma de una compleja muñeca matrioska que guiará al lector hasta el centro neurálgico del misterio, en una frenética búsqueda de la Atlántida que, como bien sabrán los seguidores de este escritor “canalla” e irreverente, quedará lejos de los estereotipos de la literatura fantástica y la ficción comercial y les confrontará con una realidad aterradora y bien documentada.

El propio Ródenas nos previene: “Como autor, debo mencionarle que, aunque la historia es enteramente ficticia, los datos manejados no. De modo que no puedo garantizarle que, directa o indirectamente, parte de la trama no esté basada, muy a mi pesar, en hechos reales.
Lamento anunciarle incluso antes de comenzar a leer que el final le desconcertará un poco, dado que será interpelado de manera directa. Usted tendrá que tomar una decisión importante, que será la que determine el verdadero desenlace de la historia. Espero que no se lo tome a mal y que aprecie esta oportunidad de poder tomar decisiones vitales y de gran importancia tanto para su futuro como para el de las generaciones venideras. Estoy convencido de que sabrá obrar con sabiduría, pero le advierto: su mundo ya no será el mismo desde entonces”.

Si quieres leer 40 páginas de  Estación Orichalcum, pulsa sobre el título.