La importancia de la marca personal. No sólo letras

Quizá algunos se pregunten por qué un escritor habla sobre marca personal y cuestiones relacionadas. ¿No debería hablar sobre libros y letras?
Recientemente, la escritora de bestsellers Camilla Läckberg hizo una valiente declaración que, indudablemente, comparto: «Cuando empecé a escribir me di cuenta de que la gente no iba a comprar La princesa del hielo, sino la marca Camilla Läckberg» (El Confidencial).
¿Acaso alguien piensa que un autor de éxito es fruto del azar? No, lo único es que rara vez se hace pública dicha información. A la conocida campaña de marketing llevada a cabo normalmente por la editorial, le acompaña toda una elaboración de una identidad atractiva y comercial, una Personal Brand. En otras palabras, y como me dijeron los amigos de Industrias R: «Si compras un libro de Harry Potter, de Stephen King o de Ken Follet; un disco de los Kiss, de Marilyn Manson, de Justin Bieber o Lady Gaga sabes lo que vas a encontrar. No es fruto de la casualidad».
Debo confesar –y ésta es una de esas cosas que un escritor JAMÁS debería hacer- que yo también me tomé muy en serio el asunto y traté de reforzar una imagen más o menos afín a estos principios:

No fue algo que me costase demasiado dado que se ajustaba bastante a mi personalidad. Y es que el error más común es creer que la creación de una marca personal es sinónimo de fraude, de «máscara» o disfraz y no tiene nada que ver con ello. Una marca personal es, ni más ni menos, el refuerzo de nuestros mejores atributos y una manifestación calculada de los mismos a fin de aproximarnos a nuestro, en este caso, lector potencial, creando lazos emocionales y afinidad.
Dentro de las estrategias que personalmente he llevado a cabo y han funcionado bien son las de #UnCaféConGabri (en formato Twitter) que acabaron llamando la atención de diarios como El País, El Cultural (de El Mundo) y revistas como Qué Leer, la firma de e-books desde casa para la feria de Sant Jordi o la publicación de una edición revisada por los propios lectores de mi novela El búnker de Noé.
No obstante, si todavía no crees en la importancia de una marca personal, sólo tienes que responder a la siguiente pregunta, especialmente si eres un autor novel con aspiraciones: ¿Por qué el lector debería elegir tu novela entre las miles y miles que surfean por la Red y las librerías?
¿Lo ves un poco más claro ahora? Estoy seguro de que sí 😉