Doppelgänger (¡GRATIS!)

Digital key in pixeled keyhole
Cubierta diseñada por Eusebio «Chevi» de Frutos (@chevidf)

 

Finalmente llegó el día y poco tengo que añadir.

Tal y como he ido anunciando estos días, hoy, conmemorando el tercer aniversario de la muerte de Aaron Swartz, he decidido lanzar esta novela inédita de un modo totalmente experimental: no podrá ser comprada, sólo «hackeada».

Los motivos de esta decisión podéis rastrearlos aquí y aquí (aunque me guardo algunas cartas bajo la manga 😎).

[Hay más cuestiones de fondo, como la reacción al elevado IVA cultural, la cuestión de la piratería o la creciente vinculación entre mercado editorial y «show business», pero hoy no es el momento de abordarlas, ¿no os parece?]

Como ya sabéis, Doppelgänger está sujeta a derechos Creative Commons de modo que puede ser distribuida libremente, alojada donde estiméis oportuno, regalada, etc., etc.

A cambio, sólo os pido que la disfrutéis y —si os parece interesante— que la recomendéis. Hemos habilitado un hashtag a tal efecto: #InMemoriamAaronSwartz 

 

¡Empieza el espectáculo!

 

Descarga Doppelgänger en todos los formatos pulsando en este enlace

Anuncios

¿Un suicidio editorial?

¿Por qué un autor que publica habitualmente con Ediciones B y que ha sido embajador de megustaescribir (Random House) decide regalar una novela inédita? ¿Podemos hablar de un «suicidio editorial»?

La respuesta inmediata y tranquilizadora es «NO».

Personalmente, ya adelanté algunas claves aquí. Aunque hoy, a menos de diez días del lanzamiento, deseo ampliar la información.

¿Qué hay detrás de Doppelgänger? ¿Un homenaje a un «revolucionario», Aaron Swartz, que murió prematuramente debido a las presiones de la gran industria editorial? ¿Una salida a una novela olvidada en un cajón?… ¿Una respuesta gamberra a la cuestión de la piratería y al elevado IVA cultural?

Todo ello es correcto, pero hay mucho más. Tal y como espero que aparezca en la revista Yorokobu, una de las críticas de fondo —aunque no la única— va dirigida a la creciente vinculación (llegando casi al solapamiento) entre mercado editorialShow Business.

Sí, Doppelgänger es un trabajo transmedia, que excede deliberadamente el ámbito de la literatura y se aproxima peligrosamente a la performance. Pero, ¿no os parece que un universo literario dominado por presentadores de televisión, futbolistas, tuiteros, ¡e incluso Macaco!, merece una respuesta bufa y canalla?

Permanezcan atentos: el espectáculo está a punto de empezar.

Error #1: La pirateria o un arma de doble filo

Algunos de vosotros ya conocéis mi gusto por las campañas de marketing y promoción un tanto particulares. Normalmente, suelen salirme bien y, en el peor de los casos, quedan como bromas inofensivas y bastante graciosas.

También sé que en los blogs, Webs y demás se tiende a mostrar los triunfos y nuestra mejor cara y rara vez los errores. Pero aquí estamos para aprender en la medida de lo posible y yo no tengo miedo a asumir los errores ni a admitir que una estrategia ha salido mal y por qué si con ello consigo evitar que otro colega no caiga en la misma trampa.

En este caso voy a hablar de piratería.

Uno de mis argumentos estrella al respecto ha sido que si un libro (cualquier cosa) se piratea, es porque interesa al gran público. Al igual que otros escritores como Juan Gómez-Jurado, nunca he visto un problema en ella, dado que el pirata JAMÁS será un cliente potencial.

Yo mismo he remitido libros de manera gratuita a blogs y webs de reseñas (en teoría) o incluso a personas, confiando en su buena fe. Hasta aquí bien, pero…

… Recientemente he visto que mi novela El búnker de Noé está disponible en –a fecha de hoy– más de diez páginas de descarga ilegal, siendo, tal vez, la más famosa The Pirate Bay, y también en todas las más visitadas de España y Sudamérica. A los chicos de Pirate Bay les gasté una broma muy gráfica:

Nada de esto supondría un problema de no ser por un nuevo sistema de «fichaje» por parte de las editoriales, a saber: localizar en los rankings digitales, o dicho sin ambages en AMAZON a los que ocupan las posiciones más altas y publicar sus obras. Y aquí es justamente donde yo he salido perdiendo y acerca de lo cual quiero advertir a escritores en mi situación.

Cierto que mi novela ha sido descargada y leída por una cantidad de personas superior a lo que habría obtenido con la mera venta en Amazon, pero ¿es estratégicamente rentable? ¿Habrá feedback de esas novelas descargadas ilegalmente?

Visto lo visto, sólo puedo decir una cosa: nada de regalar libros, ni ePubs ni nada de nada salvo a través del sistema de Amazon KDP; nada de enviar por correo y sobre todo: nada de coquetear con la piratería. Ella SIEMPRE gana.