Algunas observaciones a propósito de Los Pasajeros

montaje portada ok_2

 

 

Los lectores que ya han disfrutado de las primeros capítulos de Los pasajeros no han dudado en calificarla de “valiente”, “arriesgada”, “atrevida”, “hipnótica” e incluso de “rara”. Yo añadiría a la lista de calificativos el de comprometida. He decidido, por tanto, y antes de su próximo lanzamiento ofrecer algunas consideraciones sobre la misma.

Lo primero que advertirá cualquiera que se adentre en sus páginas será que la novela arremete contra cualquier convención propia de cualquier género al que se la quiera adscribir (¿Thriller sin armas ni violencia ni sexo? ¿Ciencia-ficción sin naves espaciales procedentes de planetas lejanos? ¿Fantasía sin orcos ni ninfas ni vikingos?). Nada de esto es gratuito.

Ciertamente, Los pasajeros se aleja sustancialmente de mis anteriores trabajos; es un obra más contundente.

¿A qué se debe este cambio de registro? La decisión atiende a razones morales. Desde mi punto de vista, nuestro país -y mucho me temo que el resto del planeta- atraviesa un momento histórico delicado. Es obligación de un autor no sólo entretener (que también), sino también aportar ideas y herramientas necesarias para el cambio. Siempre he defendido que entretenimiento y cultura no son excluyentes y, en este periodo, este presupuesto se hace más necesario que nunca.

De haber escrito una novela de mero entretenimiento -repito que Los pasajeros cumple esa función (de lo contrario habría escrito un ensayo)- consideraría que habría contribuido al mantenimiento del statu quo, ofreciendo otra cortina de humo y un poco más de “opio” que desviase la atención del estado real de las cosas.

En este sentido, y sin ánimo de resultar presuntuoso, puedo asegurar que Los pasajeros es una novela necesaria, entendiendo por “necesaria” en este contexto una narración útil para el conjunto de la comunidad; una novela humana y con pretensiones de trascender el espacio puramente literario. Una novela que ofrece armas, siempre pacíficas, listas para promover una sociedad más igualitaria y justa.

Tal vez esto suene un poco brechtiano. Nada más lejos de mi intención.

Puedo adelantar, y lo hago sin ningún pudor o falsa modestia, que Los pasajeros no dejará indiferente a ningún lector. Si para bien o para mal lo dejo a vuestra consideración. Por lo pronto, y si os apetece anticiparos al futuro, os invito a hojear sus primeras páginas y sumergiros en un viaje en el tiempo de la mano de una filósofa, un médium, un chaval que vive en una furgoneta, El Zorro… y una peculiar gata.

¡Larga vida a los hombres y mujeres libres!

Paga solo si te gusta

Considero que el título es lo suficientemente gráfico. A fin de atraer a los nuevos lectores, premiar a los seguidores habituales y, en definitiva, permitiros acercaros a mi obra sin tener que gastar ni un céntimo en caso de que no cubra vuestras expectativas, pongo a vuestra disposición MÁS DE UN 25% de cada una de mis dos primeras novelas –las que en su momentos fueron denominadas Serie Anonymous-. Me refiero, claro está a El búnker de Noé y Estación Orichalcum.

Supone también una excelente ocasión para mostrar sus nuevas cubiertas, minimalistas e inquietantes. ¡Ya no tenéis excusas para disfrutar de las novelas que contribuyeron a que me honrasen con el cariñoso apelativo de «escritor hacker».

Los enlaces los tenéis debajo de la sinopsis tras cada carátula. Espero que sean de vuestro agrado.

Portada Minimal de el búnker de Noé

Sinopsis:

LA NOVELA QUE PREDIJO EN CONFLICTO ENTRE EE.UU. Y COREA DEL NORTE

“Un texto complejo y frenético de un autor que no le teme a nada” (Bruno Nievas, autor de REALIDAD AUMENTADA)

“Este Frankestein literario dará mucho de que hablar, apuesten por ello” (Esteban Navarro, Finalista del PREMIO NADAL 2012, autor de LOS FRESONES ROJOS, Ediciones B)

“Un thriller diferente, irreverente, intenso y entretenido. Con una o varias moralejas con las que el lector puede reflexionar, pero también dejarse llevar por una trama fluida que te sumerge en una historia que podría ocurrir perfectamente sin pensar en ciencia ficción. Una novela muy recomendable y que ya está dando mucho que hablar…” (Armando Rodera, autor de EL ENIGMA DE LOS VENCIDOS, Ediciones B)

“Muy al estilo de Crichton, va trenzando una trama que gana en interés e intensidad a medida que avanza. El final es, desde luego, inesperado, y te deja con ganas de más” Désirée Matas, autora de EL TERCER ESTADO.

“Gabri Ródenas publicó una novela y ofreció tomar un café con los lectores que la compraran. La noticia corrió por las redes sociales y fue toda una experiencia” Fernando García, EL PAÍS.

Descubre la novela que alcanzó su madurez en Twitter y de la cual, a menos de un mes desde su publicación, EL PAÍS, EL CULTURAL (EL MUNDO) y la revista QUÉ LEER ya se habían hecho eco.

León Poiccard, un periodista de tercera, recibe por error un misterioso mail. La curiosidad le impulsará a descubrir el remitente, con consecuencias inesperadas que le vincularán a una resistencia ecologista internacional empeñada en descubrir qué se encierra dentro de un búnker subterráneo localizado en el desierto de Nebraska.

Si quieres leer 45 páginas de El búnker de Noé , pulsa sobre el título.

Portada Estación Orichalcum

Sinopsis:

Del autor de EL BÚNKER DE NOÉ llega ahora esta novela.

León Poiccard disfruta de unas vacaciones junto a Maribel Salgado en Jamaica. Convertido en escritor, busca inspiración para una nueva novela a través de las redes sociales.
La desaparición de un Boeing 777 Freighter en aguas del Triángulo de las Bermudas hará que las diversas tramas se organicen en forma de una compleja muñeca matrioska que guiará al lector hasta el centro neurálgico del misterio, en una frenética búsqueda de la Atlántida que, como bien sabrán los seguidores de este escritor “canalla” e irreverente, quedará lejos de los estereotipos de la literatura fantástica y la ficción comercial y les confrontará con una realidad aterradora y bien documentada.

El propio Ródenas nos previene: “Como autor, debo mencionarle que, aunque la historia es enteramente ficticia, los datos manejados no. De modo que no puedo garantizarle que, directa o indirectamente, parte de la trama no esté basada, muy a mi pesar, en hechos reales.
Lamento anunciarle incluso antes de comenzar a leer que el final le desconcertará un poco, dado que será interpelado de manera directa. Usted tendrá que tomar una decisión importante, que será la que determine el verdadero desenlace de la historia. Espero que no se lo tome a mal y que aprecie esta oportunidad de poder tomar decisiones vitales y de gran importancia tanto para su futuro como para el de las generaciones venideras. Estoy convencido de que sabrá obrar con sabiduría, pero le advierto: su mundo ya no será el mismo desde entonces”.

Si quieres leer 40 páginas de  Estación Orichalcum, pulsa sobre el título.